Cinco formas sencillas de hacer tu mente un iCloud | Steades
     
14 February, 2019

Cinco formas sencillas de hacer tu mente un iCloud

¿Desea mejorar su concentración en el trabajo? Intente perfeccionar su capacidad para retener y recordar detalles importantes. Matthew Jenkin comparte cinco estrategias sencillas pero creativas para recordar mejor lo que lee

Es lunes por la mañana y está sentado en su escritorio, tratando de leer un artículo de nuestro exclusivo blog que deberas recordar para una junta que tendrá otro día de la semana. Pero, espere, acaba de llegar un correo electrónico de su jefe que necesita responder. De repente, el teléfono suena. Oh, y Sally, del departamento de marketing, está haciendo una ronda de té. Antes de darse cuenta, su mente se ha dividido en tantas direcciones que olvidó todo lo que acaba de leer. ¿Le suena familiar?

Una encuesta reciente realizada por la Universidad de California calcula que nos bombardean con el equivalente a 34 GB de información al día(1), dos veces más que hace 30 años. Mientras tanto, los oficinistas tienen interrupciones en promedio cada tres minutos. Es de esperarse, por lo tanto, que nuestra capacidad de concentración se esté reduciendo.

Leer: Los trabajos más solicitados de 2019 según #Linkedin

La era digital también tiene un impacto perjudicial en nuestra capacidad para retener información. Existen estudios que muestran(2) que la facilidad con la que encontramos información en Internet significa que la memoria del recuerdo (la capacidad de recordar información de forma espontánea en su mente) es remplazada por la memoria de reconocimiento (saber en dónde está la información y cómo acceder a ella).

Ya sea al hacer una presentación o aprender una nueva habilidad, la memoria del recuerdo sigue siendo fundamental para tener éxito en el trabajo. Por ello, aquí le presentamos cinco formas en las que puede ayudarse a retener mejor lo que lee.

1. Tocar el botón de pausa

Un estudio realizado por la Universidad de Texas en Austin (3) reveló que tomarse unos minutos para descansar y pensar en lo que acaba de leer mejora el aprendizaje a futuro. El investigador Alison Preston(4), profesor asociado de psicología y neurociencia, afirma que esta investigación demostró que “la repetición de los recuerdos a la hora del descanso hizo que esos recuerdos recientes se volvieran más fuertes, lo que no solo tuvo un impacto en el contenido original, sino también en los recuerdos posteriores”.

El atleta sueco de memoria, Idriz Zogaj, aconseja usar este tiempo de reflexión para reconocer su respuesta emocional sobre lo que lee. Si se da la oportunidad de hacer eso, tiene una mayor probabilidad de que los nuevos recuerdos sean más poderosos y fáciles de recuperar. Esto sucede porque el cerebro está programado para responder a las emociones de manera rápida y eficiente(5), lo que permite relacionarlas con la formación de la memoria(6).

Comenta: “Conozca qué le hace sentir y eso es lo que debe retener, ya que ese sentimiento activará otros recuerdos que son parte del libro o del libro por completo”.

Simplemente dejar de hacer todo lo que está haciendo y permitir que su mente descanse por completo puede ayudarlo a retener información y concentrarse mejor. Daniel Levitin, autor y profesor de psicología, neurociencia conductual y música en la Universidad McGill de California, explica(7) lo siguiente: “Las personas que toman descansos regulares, e incluso siestas, terminan siendo más productivas y creativas en su trabajo. Necesita darle tiempo a su cerebro para consolidar toda la información que está ingresando, a fin de poder verla después desde todos su ángulos”.

La ‘memoria de reconocimiento’ (saber dónde está la información y cómo acceder a ella) está remplazando a nuestra ‘memoria del recuerdo’ (la capacidad de recordar información de manera espontánea en la mente)

leer: Bodyguard en #Netflix: lo que necesitas saber de la serie británica del milenio

2. Probar la técnica del repaso espaciado

De acuerdo con el modelo de memoria de ‘almacenamiento múltiple’(8), presentado por psicólogos, si repite la información suficientes veces, esta se almacenará en su memoria a largo plazo, donde (potencialmente) se quedará para siempre.

El repaso espaciado, repasar información con regularidad(9) en intervalos de tiempo establecidos, puede ser un método altamente efectivo para retener información. Es una técnica que funciona porque obliga a las personas a aprender a base de esfuerzos y, al igual que los músculos, el cerebro responde a ese estímulo al fortalecer las conexiones entre las células nerviosas. Al espaciar los intervalos, está ejercitando estas conexiones cada vez más, lo que provoca la retención prolongada del conocimiento a largo plazo(10).

Una manera sencilla de aplicar el repaso espaciado es el uso de tarjetas organizadas en una caja(11). Establezca un horario para revisar las tarjetas de cada una de las secciones de su caja. Si responde correctamente a una tarjeta, la puede colocar en una sección que revisará con menos frecuencia en el futuro, aunque si su respuesta es incorrecta, moverá la tarjeta a una sección en la que programará revisiones más frecuentes.

3. Lea o escriba sobre papel

Puede sonar arcaico en la era digital, pero hacer las cosas a la antigua y leer directamente una copia en papel podría ayudarle a concentrarse y recordar mejor la información.

Una encuesta realizada a 300 estudiantes universitarios de Estados Unidos, Japón, Eslovaquia y Alemania reveló que el 92 % de los que respondieron estaban de acuerdo con que(12) una copia impresa les permitía concentrarse mejor. Otro estudio reveló que los lectores que usaban un lector electrónico tenían un rendimiento ‘considerablemente’ peor que los que leían ediciones de bolsillo(13) al recordar cuándo ocurrían los eventos en una historia de misterio.

Naomi S Baron, profesor en lingüística que ayudó a realizar la encuesta, cree que la razón detrás de esto es obvia, ya que con los dispositivos digitales hay una mayor tentación de caer en distracciones, y los lectores, por lo tanto, tienen más probabilidades de perder la concentración acerca de lo que están leyendo.

La pluma también puede ser más poderosa que el teclado, sugiere una investigación(14). Escribir notas en papel incrementa el entendimiento conceptual, la aplicación y la retención.

4. Dibujar un mapa mental

Tomar notas puede ayudar a recordar información, aunque no es necesario escribir todo. Inventado por Tony Buzan(15) como una herramienta para el aprendizaje y la memoria cuando tenía problemas para tomar notas de manera eficaz como estudiante, un mapa mental es un diagrama colorido con una imagen central que representa el problema o el concepto principal y con ramas curvas que salen de él, cada una con una palabra clave relacionada impresa sobre él. El punto clave en el éxito de la técnica es el uso de los colores, imágenes y una estructura no lineal que fomente la lluvia de ideas.

“El mapa mental es una imagen que puede analizar y recordar”, comenta Idriz Zogaj. “Visualizar información es la forma más concreta de conservar algo en su memoria. Puede hacerlo en línea con las herramientas del sitio web iMindMap(16), sin embargo, lo ideal es hacerlo en papel, ya que esto mantiene la mano ocupada mientras el cerebro piensa”.

“Una hoja de papel en blanco es mejor si se pone de forma horizontal, ya que tiene un mayor espacio para dibujar su mapa mental”, agrega. “Incluso puede hacerlo mientras lee”.

5. Usar herramientas en línea

Si el lápiz y el papel le parecen un poco anticuados, hay muchas aplicaciones que puede explorar. Eidetic(17), por ejemplo, usa el repaso espaciado para ayudarle a memorizar cualquier cosa, desde números telefónicos importantes hasta hechos. Solo ingrese la información que desea memorizar y la aplicación usa notificaciones para recordarle cuando sea tiempo de ponerse usted mismo a prueba. Separa las pruebas en intervalos con el transcurso del tiempo para ayudarle a retener la información durante más tiempo.

Con 70 millones de suscriptores, Lumosity(18) es una de las aplicaciones más populares para entrenar al cerebro . Diseñada por neurocientíficos, esta aplicación afirma entrenar la memoria y la atención con una serie de juegos científicos. Los usuarios pueden jugar tres juegos gratuitos al día o suscribirse para acceder a más de 40 juegos.

Si tiene prisa, las aplicaciones de lectura rápida, como Spritz(19), afirman que les permiten a los usuarios leer a velocidades increíblemente rápidas: 600 o incluso 1000 palabras por minuto. Spritz puede facilitar esto, afirma, mediante el uso del renombrado método RSVP (Presentación Visual Serial Rápida, por sus siglas en inglés) , que muestra al texto una palabra a la vez en el centro de su pantalla. Dado que sus ojos no realizan una vista panorámica ni deben desplazarse, puede centrarse en un punto único de su teléfono y leer a una velocidad más rápida, ya que las palabras se cambian como en una presentación de diapositivas rápida. Use el tiempo que le sobre para implementar otras técnicas mencionadas en este artículo y consolidar lo que acaba de leer.

 

Drop Us A Line.

We are always looking for new exciting projects and collaborations. Feel free to contact us.