13 January, 2019 steades

‘Bodyguard’ en #Netflix: lo que necesitas saber de la serie británica del milenio

Desde el 24 de octubre están disponibles en Netflix los seis episodios de la primera (y por ahora única) temporada de Bodyguard, la serie de la BCC que ha batido todos los récords de audiencia en Reino Unido… Y que no tiene nada que ver con El guardaespaldas de Whitney Houston y Kevin Costner, por si habías pinchado al son del I Will Always Love You. Como no es un éxito casual, analizamos aquí todos sus puntos fuertes.

La trama a lo Homeland

Un joven veterano de guerra forma recibe el encargo de proteger a una ambiciosa política con una postura muy agresiva en relación a la lucha antiterrorista y los conflictos que a él le traumatizaron. Este es el punto de arranque de Bodyguard, y por eso la comparación con Homeland es inevitable: se plantea un juego similar al espectador por el que nunca llega a estar claro cuáles son las verdaderas intenciones del protagonista, si puede más su profesionalidad o su irracional sed de venganza derivada de los traumas de la guerra. Lo que más engancha sin duda es ese cruce entre el thriller político y el psicológico, cosido de tal forma que hasta el último capítulo no sabes por dónde va a tirar una trama con tintes de espionaje clásico que implica al gobierno, la policía, el servicio secreto, las células yihadistas y el crimen organizado.

Se nota mucho la mano de Jed Mercurio (Line of Duty), creador y guionista de la serie, un médico y antiguo oficial de la Fuerza Aérea que ha escrito libros y otros guiones relacionados con las altas instituciones británicas.

El protagonista

¿Quién dijo que no hay vida después de Juego de tronos? Richard Madden es el primero que ha logrado quitarse en sambenito, porque para muchos ya es más el sargento David Budd que el modoso Robb Stark (un trabajo por el que, según él mismo, cobró “una mierda”). El actor se ha currado un personaje poliédrico e intrigante, rocoso al principio pero con un arco inesperado en el que el trauma psicológico acaba reventando de una manera magistral.

bodyguard-netflix-richard-madden-david-budd

Si mantenemos la comparación con Homeland, el personaje de Madden sería claramente Brody, pero también Carrie Mathison, porque es potencialmente víctima y verdugo, cazador y cazado.

A su lado deslumbra la actriz Keely Hawes como Julia Montague, la política (su cargo aquí sería de Ministra del Interior) que busca medrar en su partido con una postura controvertida para dotar de más fuerza a la lucha antiterrorista.




bodyguard protagonista julia montague

La trama es trepidante desde el primer episodio, pero alrededor del cuarto hay un giro que dejó locos a todos los espectadores en Reino Unido. A partir de ahí se desata una especie de Cluedo para intentar descubrir quién ha cometido un acto (que no vamos a desvelar, claro), y que mantuvo al público británico en vilo. Ahí es cuando se desató el fenómeno, con la gente teorizando en redes sociales y con bastantes coñas sobre la concentración necesaria para ubicarse dentro de la trama.

La audiencia histórica

Tanta expectación se tradujo, y de qué manera, en unos datos de audiencia históricos. El récord de Bodyguard es absoluto: 10,4 millones de espectadores vieron el último capítulo, con picos por encima de los 11 millones, casi un 50 por ciento de share. Esos excelentes datos se produjeron incluso en competencia con partidos del Mundial de Rusia, por lo que el mérito es doble. Poniéndolos en perspectiva, los números son aún más grandes. Sumando los espectadores que vieron la serie en distintas plataformas de la BBC en las siguientes semanas, la audiencia del último capítulo de Bodyguard se ha disparado hasta los 17,1 millones. Y eso ya sí que es récord absoluto de audiencia desde que existen datos.

Esa cifra se va a multiplicar a nivel mundial ahora que está disponible en el catálogo de Netflix. Aunque al no ser una producción original de la plataforma no le han dado gran promoción, es muy probable que el fenómeno crezca poco a poco como sucedió, por ejemplo, con La casa de papel.

La polémica por islamofobia

Cuando una serie tiene tanto éxito, hay infinitas probabilidades de que surja alguna polémica relacionada con ella, y más si toca temas tan delicados como el terrorismo. Sin entrar en spoilers, Bodyguard sufrió una fuerte campaña en redes que la tachaba de islamofóbica, todo por un giro en la trama relacionado con el personaje de Nadia, interpretado por Anjli Mohindra. Eso sí, hay que esperar al último capítulo para indignarse.

bodyguard nadia islamofobia



¿Habrá más temporadas?

Casi seguro que sí. Un éxito de estas dimensiones no se va a quedar así, máxime cuando el creador, Jed Mercurio, ha asegurado que cuenta con material como para cuatro temporadas. Ya ha empezado el baile de actores que confirman o desmienten que seguirán en la serie, pero vamos a obviarlo hasta que hayan pasado unas semanas para no hacer spoilers, porque esas decisiones están relacionadas con el desenlace de la primera temporada.

bodyguard segunda temporada

Get Connected.

We are always looking for new exciting projects and collaborations. Feel free to contact us.