16 February, 2019 steades

EXPERIMENTO MILGRAM: LA OBEDIENCIA A LA AUTORIDAD

¿Hasta qué punto somos capaces de obedecer las órdenes a alguna autoridad? ¿A caso nuestra voluntad y libertad de elección puede ser controlada por alguna o varias personas? Preguntas así se planteó el Psicólogo Stanley Milgram en 1963 en un experimento que llevó por nombre El Experimento Milgram.
​Dentro de los distintos accidentes que nos convierten en personas humanas –haciendo referencia al término filosófico- se encuentran dos que son sumamente importantes al momento de tomar cualquier decisión dentro de las disyuntivas que se presentan día a día, la voluntad y la libertad. El hombre a través de su razón puede convertirse en su propio enemigo tal y como lo decía el filósofo Rousseau, el hombre es el lobo del hombre.

En la década de los años 60, durante los distintos juicios que se llevaron a cabo a los ex soldados nazis por sus crímenes durante la Segunda Guerra Mundial, el Psicólogo Stanley Milgram, de origen hebreo, presenció en específico el de Adolf Eichmann. Durante el juicio, Milgram se planteó las siguientes interrogantes:

¿Podría ser que Eichmann y su millón de cómplices en el Holocausto sólo estuvieran siguiendo órdenes? ¿Podríamos llamarlos a todos cómplices?

Así fue como decidió llevar a cabo el siguiente experimento para poner en prueba la capacidad de obediencia que puede llegar a tener una persona y si ésta puede corromper sus principios éticos y morales. Demostrar lo sumisa y doctrinal que podemos llegar a ser como individuos, recayendo en el inconsciente colectivo de obedecer las órdenes de un alguien superior a nosotros (tómese como dictador, caudillo, mesías, tirano, totalitarista).

Se creó un “generador de descarga” eléctrica con 30 interruptores. El interruptor estaba claramente marcado en incrementos de 15 voltios, oscilando entre los 15 y 450 voltios. También puso etiquetas que indicaban el nivel de descarga, tales como “Moderado” (de 75 a 120 voltios) y “Fuerte” (de 135 a 180 voltios). Los interruptores de 375 a 420 voltios fueron marcados “Peligro: Descarga Grave” y los dos niveles más altos de 435 a 450 fueron marcados “XXX”. El “generador de descarga” era en realidad de mentira y sólo producía sonido cuando se pulsaban los interruptores. Se reclutaron 40 sujetos (hombres) un anuncio en el periódico. Creían que iban a participar de un experimento sobre la “memoria y el aprendizaje”.

¿Qué creen que ocurrió? Pues sí, gran parte de estos hombres actuaron como borregos siguiendo las órdenes del “líder” del experimento a pesar de los gritos –falsos- de las personas que estaban siendo “electrocutadas”.

​Experimento que vale la pena profundizar. Cuestionarnos constantemente sobre lo manipulable que puede ser la mente humana y cómo se es controlada día a día dentro de la cultura de masas. Para saber más del experimento, aquí les dejo un video en español.

Por: Jesús Alfonso Hernández Herrera

Get Connected.

We are always looking for new exciting projects and collaborations. Feel free to contact us.