22 marzo, 2019 steades

¿Por qué estoy fracasando en mi emprendimiento?

Imagen

Muchas veces, al iniciar nuestro primer negocio o al querer lanzar al mercado nuestro primer producto, no tomamos en cuenta ciertos detalles que nos pueden hacer fracasar antes de llegar al lapso de 2 años. En un mundo en donde el mercado y la competencia están renovándose continuamente, emprender va más allá de tener una “idea millonaria”. Acá están las razones más comunes por las cuales los emprendedores fracasan antes de los 5 años de ejercicio comercial y cómo puedes evitarlos.

1.- Empezar por dónde no es: un error común en los emprendedores, es el exceso de optimismo que los lleva a tomar decisiones apresuradas tales como: alquilar una oficina, invertir en mobiliario lujoso, empleados innecesarios, entre otros, sin siquiera haber finalizado el producto a comercializar.

Lo ideal es que a medida que vaya creciendo tu negocio, vaya creciendo la cantidad de recursos destinados a él. No te apresures, todo llega a su tiempo. Estructura y ejecuta bien tu idea y lo demás lo vas construyendo con el tiempo.

2.- No tener un plan de negocios estructurado: no basta con tener una idea comercial increíble que te hará llegar a la cima, a eso le tienes que agregar un mapa en dónde traces el camino que tomarás para llegar a ése lugar. Ese mapa esencial es el Plan de Negocios, que el portal web Entrepreneur (2017) define como “un documento escrito de unas 30 cuartillas que incluye básicamente los objetivos de tu empresa, las estrategias para conseguirlos, la estructura organizacional, el monto de inversión que requieres para financiar tu proyecto y soluciones para resolver problemas futuros” .

En éste plan de negocios, defines el tipo de producto qué vas a ofrecer, a quién y cómo. Es una herramienta muy útil sin la cual tu emprendimiento podría ser un desastre.

3.- Creer que puedes abarcar a todo el público: si bien es cierto que es bueno ser ambicioso, siempre hay que definir los límites. Como se señala en el punto anterior, debes definir a quién vas a vender tu producto, puesto que, si no tienes a tu cliente bien definido, no sabrás como comenzar ni mucho menos cómo avanzar o progresar en el mercado.

4.- Tu producto no se va a vender solo: en un mundo en donde el marketing se convirtió en los pulmones de cualquier marca, no puedes esperar a que tu producto se dé a conocer por sí mismo, o por las fulanas referencias “de boca en boca”. Necesitas conocer de marketing e invertir en él para poder llegar a tu público, darte a conocer y que todos sepan de tu fabulosa idea y por qué deberían adquirirla.

5.- No conocer el mercado en dónde quieres ingresar: tienes una idea, según tú, innovadora. Pero, ¿No te has detenido a pensar que, quizás, otros han tenido la misma idea y ya la están comercializando? Conocer muy bien el mercado en dónde quieres emprender es un excelente punto de partida, ya que así conoces a tu competencia y tienes puntos de referencia en cuanto al cliente en el que quieres enfocarte.

La clave del éxito está en fijarse en los pequeños detalles, adelantarse a los inconvenientes y tener en claro cuál es el objetivo o la meta a la que quieres llegar. Emprender se ha vuelto en una actividad económica cada vez más viable, sin embargo, debes documentarte más para evitar que las ideas innovadoras mueran en el intento.

Escrito por: Breidys Medina
Twitter: @Dime_Brey

Conectarse.

Siempre estamos buscando nuevos proyectos y colaboraciones emocionantes. Siéntete libre de contactarnos.